COPA DE ESPAÑA DE CLÁSICAS
GUADALAJARA
FOTOS Y TEXTO: TOÑO VILLANUEVA.

 

 

Hola amigos, estoy hecho polvo, me duele hasta el pelo, pero no quería dejar de escribiros unas líneas del trial de hoy. Hoy he vivido una jornada tialera como pocas. Trial duro, muy duro, pero bonito. 8 zonas bien marcadas, de tierra con alguna roca suelta, técnicas y selectivas. El agarré se escondía. Había que buscarlo. La inercia erafundamental en todas las zonas. Un parón en un mal momento, una duda y adios! Casi todas con giros enlazados en las que no existía agarre ninguno. La última en el parque cerrado tipo indoor con tubos de cemento. Escogí con buen criterio el nivel trialeros, que en dificultad está entre el clásicas B y clásicas A de Madrid, más cerca de clásicas A que de clásicas B (como ejemplo ilustrativo los 20 puntos que le cayeron a nuestro Alfonso Sánchez). La interzona también dura. 8 km por un circuito que ha sido usado para el último mundial de enduro.
Rompe brazos y rompepiernas, sin podertesentar un sólo segundo. Cuando llegabas a la zona, estabas para tumbarte a descansar, no para hacerla. Tiempo de 4 horas y media bien bien puesto (a mi me sobraron 10 minutos). Sin colas. Organización perfecta del Motoclub Alcarreño (hay que aprender), aunque algún juez un poco durillo (al rozar
una estaca me cayó un 5 como un sol). Con respecto a mi trial particular estoy contento, muy contento, aunque la clasificación no haya acompañado del todo.
Contento porque en la aplicación de mi estrategia extrema 0 o 5, en la última vuelta fueron 7 de los primeros por 1 de los segundos, y eso me vale todo un trial. La primera vuelta 14, la segunda 14 y la tercera 5 indican sobre todo que en la segunda (donde las clasificaciones de la mayoría de los pilotos ya se empezaban a recortar bastante) no anduve fino, con dos cincos desafortunados que me fastidiaron, ya que aquí los errores se pagan caros. Hay que hilar muy muy fino ya que el nivel es alto. Mi hermano Javi me acompañó con la Gas Gas durante todo el trial, cosa que para mi ha significado un verdadero placer (no olvido que con 15 años y sin casco fue él quien condujo la Sherpa a casa desde Fuencarral hasta Las Rozas, aquel mes de mayo de 1978 cuando mi padre la compró de segunda mano, y que la moto ha sido y sigue siendo de los dos.)

Por allí magnífico ambiente como siempre. Muchos catalanes (por cierto que manía tienen de colarse, pero yo ya he descubierto la mejor estrategia. Dejarles pasar). También una buena buena representación de amigos trialeros de Madrid. El ya citado Alfonso, Jorge de Lorenzo, Alfredo Gómez (por cierto esta vez segundo tras Félix Vallés casi con la tercera parte de puntos), Yoyi, Manzanero, San Román, Manuel Casado, Echezarreta, Varadé, Manolo Jiménez, Beltrán Martínez, Carlos Bosch, Javier Cruz, etc. Al final bastantes inscritos (sólo en trialeros debíamos ser unos 35).